miércoles, 05 de agosto de 2020 
 
   NOTICIAS
   FORMACION
   CONCURSOS
  
   Links REGIONALES



Entrevista al Arq. César Pelli, extraída de elargentino.com
“Odio los barrios privados, son una aberración”

[28/06/2010 | 18:43] Es uno de los arquitectos más influyentes del mundo | Vive en Estados Unidos hace más de cincuenta años, pero no pierde su tonada tucumana | Creó desde las Torres Petronas de Kuala Lumpur, unas de las más altas del planeta, hasta el World Financial Center | Cábala, feng shui y antishopping.



Por Graciela Moreno

Hace más de medio siglo que vive en Estados Unidos. Sin embargo, César Pelli aún no perdió su tonada tucumana. Reconocido como uno de los arquitectos más influyentes del mundo, fue el creador de las Torres Petronas de Kuala Lumpur, en Malasia y hasta el Carnegie Hall Tower, el World Financial Center y el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York llevan su sello. De hablar pausado y sonrisa contagiosa, con su 1,85 metro de estatura, parece ver el mundo diferente, es un realista puro. Hace poco cumplió 82 años y sigue más activo que nunca, con proyectos y sueños por cumplir. De paso por Buenos Aires, analizó la arquitectura porteña.

–¿Cómo encuentra la arquitectura de Buenos Aires?

–Encuentro muy bien a la ciudad, sin duda lo que más se está valorizando es Palermo, con todos los sub-Palermos, ese es un fenómeno increíble, es un signo de prosperidad. Puerto Madero también es impresionante. Creo que nadie, y sin duda ni los propios promotores, se hubieran imaginado este éxito. Recuerde que al principio estaban regalando la tierra, creo que hasta a la Iglesia Católica se la vendieron por casi nada y eso es porque creían que no iban a poder llenar la zona jamás.

–¿Cree que están construyendo demasiados edificios en Puerto Madero?

–No, la densidad es buena. Hace falta que se llene. La densidad significa que haya más gente activa, que haya más intercambio. El problema de esa zona es que no es una ciudad de verdad, es sólo para una clase pudiente. Toda gente con dinero, no hay gente de clase media baja, clase media media, ni ninguna persona humilde. Y si faltan esas clases, no es un barrio de verdad. En cambio, di vueltas por Palermo Viejo y pareciera haber de todo por allí.

–Muchos constructores argentinos se quejan de que los márgenes de rentabilidad son prácticamente nulos, que ganan muy poco.

–¿Quiénes no ganan nada? ¿Usted les cree? Nadie invierte en nada, donde no hay posibilidad de una buena ganancia. Sin duda, los empresarios no van a invertir en cosas donde no hay rentabilidad. Me han comentado que en Puerto Madero se vende el metro cuadrado a cuatro mil dólares o más, le aseguro que las ganancias son fenomenales, no son cero. Los edificios no cuestan nada ni parecido a eso, los márgenes son muy grandes.

–Tendría que venir su hermano, el arquitecto Víctor Pelli, para construir viviendas sociales...

–Debiera, sí, pero vive en Resistencia. Siempre dedicado a construir casas para gente más humilde, vivienda social.

–¿Nunca pensó en hacer algo junto a él o en ese tema?

–Es muy difícil, yo tengo que hacer andar un aparato muy caro. Hice algunos trabajos, pero pocos. El orden de los valores cambia. Si tengo que diseñar un museo prima lo estético. En cambio si hay que diseñar un hospital prima lo funcional. Si hago una vivienda económica priorizo el dinero. Tengo que saber usarlo de manera que le provea la mayor cantidad de espacio decente a la gente y no puedo derrocharlo en ningún gesto estético, sería injusto.

–¿Usted sigue viviendo en esa casa de 1915?

–Sí, estoy muy contento allí.

–¿Por qué no elige vivir en un lugar construido por usted?

–No aguantaría, estaría viendo todos los errores continuamente.

–¿Le gusta mucho cocinar? ¿Por qué instaló un home theatre en la cocina?

–No, no sé cocinar. ¿Quién le dijo tal cosa? Sí, es cierto. Porque a mi me encanta la cocina como lugar de estar. Yo almuerzo en el estudio, así que todo lo que hago es cenar ahí, y para mi cena casi siempre me hago una inmensa ensalada, y la como con un par de huevos pasado por agua o algo así.

–¿Es el lugar que más disfruta de la casa?

–Sí, me encanta estar en la cocina, me hago un café, un té, al lado de la heladera. Ahí me siento cómodo, y ahí es donde veo televisión. En realidad veo sólo lo que yo grabo, no aguanto ver los avisos, jamás veo lo que están pasando en la televisión, prefiero eliminar la publicidad.

–Acá el boom inmobiliario está logrando que desaparezcan la mayoría de las casas antiguas, que son reemplazadas por megaedificios.

–Las casas son difíciles de mantener en lugares donde el valor de la propiedad sube, porque hay mucha gente que está dispuesta a pagar más. Hay que cuidar las casas lindas y viejas, lo que pasa es que hace falta un sistema que designe que es imprescindible preservar y no tocar. Por ejemplo en Nueva York hay una institución que designa cuáles edificios hay que preservar y hay que pasar por un proceso inmenso y complicadísimo si alguien quiere hacer algo ahí, y eso preserva barrios enteros y muchos edificios en particular. Todos los arquitectos estamos acostumbrados a trabajar con eso, no es ningún problema. Las ciudades son organismos, no son cosas fijas, uno tiende a verlas como cosas fijas pero son organismos que crecen, decaen y se mueren a veces. Cuando crecen pasa de todo, lo más chico se reemplaza por lo más grande y lo menos denso por lo más denso.

–En Buenos Aires se organizaron vecinos anti-torres...

–Y tienen razón, es un problema de Buenos Aires. Todas esas torres nuevas no deberían estar haciéndose en Caballito o sólo acá, deberían estar haciéndose en Jujuy, Salta, Corrientes, San Luis o Mendoza. ¿Por qué no se están construyendo en el resto del país? ¿Por qué para vivir bien hay que estar acá? Miles de gobernantes han seguido acentuando esa diferencia. Buenos Aires absorbe todo, los bienes de la Argentina están repartidos muy desigualmente, eso lo siento yo como ex provinciano. En Estados Unidos yo no vivo en la capital, no vivo en Washington, ni siquiera estoy en una gran ciudad como Nueva York. Vivo en una pequeña ciudad de 120 mil habitantes y no me siento desfavorecido. Esas torres en Caballito le quitan el sol a la gente, mientras que en otras ciudades serían recibidas con los brazos abiertos.

–¿Por qué elige que sus obras unan espacios públicos con espacios verdes?

–Todos los edificios tienen algo de público. La fachada es pública y para mí les pertenece a todos, todos la vemos. Lo público siempre es más importante que lo privado y lo verde es más importante que los ladrillos. Lo que es vivo es siempre más importante que lo inerte.

–¿Qué opina de los barrios privados?

–Odio los barrios privados, son una aberración. Es malo para la ciudad, es malo como urbanismo, y socialmente es terrible reunirse con toda la gente igual, aburridísimo. Lo extraordinario de la ciudad es que nos mezclemos gente de todas las edades, tipos, de todas las culturas, de todas las etnias, de todos los rangos económicos. Y si yo salgo y hay un pordiosero que me está tendiendo la mano le daré o no, pero esa es la realidad humana. Los barrios cerrados son inhumanos, son horribles. Son terribles. Si quiero vivir con seguridad, me busco una linda casa o un departamento, donde haya un buen portero, nadie puede entrar, pero cuando quiero tomar un café bajo y estoy con todos ahí al lado.

–¿Qué opina de los shoppings?

–El shopping es un problema, quizás un problema inevitable. Representan una manera de dar una gran cantidad de opciones todas concentradas. En esta vida moderna, si necesito ropa o un regalo me voy al shopping y sé que ahí lo encuentro, eso es una extraordinaria comodidad. Pero sin duda no me gusta que sean tan grandotes, prefiero los negocios sobre la vereda, me parece mucho más rico, más lindo para la ciudad. Yo nunca voy, no me gustan, son tan inertes. Pasé por Patio Bullrich, es tan artificial, es como si me hubiera estado echando esos olores artificiales, no aguanto, y es un lindo shopping, agradable, con cafés, hay negocios, pero no lo aguanto.

–Si tuviera que vivir en Argentina, ¿dónde le gustaría?

–En el centro, no en Puerto Madero, en el centro viejo.

–Por ejemplo, ¿por dónde?

–Qué sé yo, cualquier lugar posiblemente entre la Avenida de Mayo y el río o entre avenida Alem y la Recoleta. Ahí es donde pasa todo, ahí es donde están todos los cafés, los negocios y los cines.

–A partir del derrumbe de las Torres Gemelas, de los atentados de Atocha, ¿cómo cambio la arquitectura en general?

–Simplemente lo que está pasando, que no viene de lo de las Torres Gemelas, más bien viene de atentados como Atocha, es que se toman más recaudos. Por cuestiones de seguridad, raramente ponemos el estacionamiento debajo de un edificio alto, algo que antes era lo más común. Y en muchos lugares, corporaciones que tienen edificios altos no quieren ni negocios abajo. En materia arquitectónica, la inseguridad hace que la gente tome muy malas decisiones.

–¿Sigue imponiéndose el feng shui o las cábalas a la hora de construir?

–Depende. En Estados Unidos, en muchos hoteles y oficinas no hay piso 13. Y en Oriente evitan el 13 y el número 4 porque el símbolo es parecido al símbolo de muerte. Pero les gusta el 8 porque trae suerte. En China suerte significa casa y dinero. En Hong Kong hice una torre de 420 metros para el Fondo Monetario y tenía 88 pisos. Las Torres Petronas también tienen 88 pisos, en realidad tienen 96, pero se las arreglan para que den 88 (ríe). Hay mucha flexibilidad en cómo se cuentan los pisos y ellos optaron por contarlo de la manera que les daba 88. Que no es mentira, pero es una manera particular. En Occidente, en cambio, muchos promotores estiran los pisos, porque quiere decir cuanto más pisos parece más alto. En Oriente es al revés, los redujeron, además no les interesaba que parezcan que son demasiados pisos. Lee Kashing, una de las personas más ricas del mundo, una vez desde lo más alto de sus oficinas me dijo: “¿Ve ese edificio? El dueño no usó feng shui y el primer año perdió el 30 por ciento de su fortuna, aquel edificio tampoco lo usó y pidió su quiebra...”. Todos los chinos que están con negocios toman esto en serio. Por algo será...

leer la nota en su contexto original aquí

|| Fuente: (elargentino.com)




Home Servicios Contactos
CMS de Noticias Web Grandi y Asociados
Sistema Autogestionable para Portales de Noticias e Información Digital (CMS de Noticias)
CMS Noticias Online para Portales de Información Web